miércoles, 29 de octubre de 2008

LA MISIÓN DEL COLIBRÍ

Cuentan que hace mucho tiempo la tierra sufría una intensa sequía, no había ni un solo rastro de alguna nube en el cielo y que las plantas grandes comenzaban a morirse.
Era tan intenso el sol y la falta de agua que las rocas comenzaron a agrietarse y que grandes remolinos de polvo se formaban en la tierra de los quechuas.
Ante aquel suceso solo resistía tenazmente la planta del "qantu" que necesitaba de muy poca agua para florecer y vivir, pero hasta ella se vio afectada ante la cruel sequía.
Y dicen que la planta al sentir que su vida se marchitaba gota a gota, concentro toda su energía y su fuerza en el ultimo botón de flor que le quedaba. durante la noche aquella flor sufrió una metamorfosis mágica.
Al amanecer en aquel agobiante día el botón se desprendió del tallo pero en lugar de caer al polvoriento suelo salio volando, transformado en un COLIBRÍ.
Zumbando se dirigió hacia la cordillera, paso por el lago Wacracocha y miro sediento, pero no se detuvo a beber ni una gota , y siguió volando cada vez mas alto,cada vez mas lejos con sus alitas diminutas.
Su destino era la cumbre del monte donde vivía el dios Waitapallana.
Waitapallana se encontraba contemplando el amanecer cuando sintió la fragancia de la flor de "qantu", su flor preferida para adornar y perfumar sus trajes.
Pero no había ninguna planta a su alrededor, solo vio al pequeño y valiente colibrí que se poso exhausto en sus manos y murió de agotamiento después de pedirle piedad para la tierra azotada.
Waitapallana miro hacia la tierra y descubrió el daño que estaba causando la sequía, triste dejo al colibrí sobre una piedra y no pudo evitar que dos enormes lágrimas de Cristal de roca brotaran de sus ojos y cayeran montaña abajo.
Las lágrimas de Waitapallana cayeron sobre el lago Wacracocha despertando a la gran serpiente AMARU, allí en el fondo descansaba su cabeza, mientras su cuerpo se enroscaba en torno a la cordillera por Kilómetros y kilómetros.
Tenia alas que podían hacer sombra al mundo, tenia cola de pez y escamas de todos los colores, tenia una cabeza llameante y un gran hocico rojo.
El amaru salio de su sueño y se desperezo sacudiendo al mundo entero.
Se elevo entre las aguas del lago y extendió sus alas cubriendo a la tierra castigada.
El brillo de sus ojos fue mayor que el sol,su aliento fue una espesa niebla que cubrió los cerros, de su cola de pez se desprendió un copioso granizo, al sacudir las alas empapadas hizo llover durante días. Y del reflejo de sus escamas multicolores surgió, anunciando la calma, el arco iris.
Luego volvió a la posición que tenia antes de despertar y volvió a dormirse.
Pero la misión del COLIBRÍ había sido cumplida.
Y cuentan desde entonces, a quien quiera saber, que en las escamas del Amaru están escritas todas las cosas, todos los seres, sus vidas, sus realidades y sus sueños. Y nunca olvidan cómo una pequeña flor del desierto salvó al mundo de la sequía.